Regreso a la escuela: hablar con sus hijos sobre la presión social

Por Elaine Hegwood Bowen, M.S.J., ACCESS Media Relations Specialist
agosto 27, 2018

Si bien siempre es importante hacer hincapié en las formas en que sus hijos pueden combatir la presión de los compañeros, el comienzo de un nuevo año escolar es el momento perfecto para un buen repaso. Los compañeros de su hijo pueden servir como modelos y guías, pero también pueden tener una influencia negativa en su vida.

Estas influencias negativas pueden persuadir a un niño o adolescente a hacer una serie de cosas que no son saludables, es decir, beber, tener relaciones sexuales, fumar, consumir drogas o participar en la intimidación de otros estudiantes.

La presión grupal es simplemente la influencia que su grupo social puede tener sobre usted, la cual puede ser positiva o negativa. Es normal y natural que nuestros amigos y grupos sociales influyan en nosotros y nuestras elecciones. "Cuando hablamos de resistir la presión de grupo, estamos hablando de aprender a resistir la presión negativa para hacer algo que no sería bueno para nosotros o que va en contra de nuestro sentido de quiénes somos y lo que creemos que es importante", dice Suzanne Snyder, LCSW, ACCESS Directora de Salud Conductual.

Es mejor ayudar a los niños y adultos a resistir la influencia negativa de los compañeros aprendiendo y practicando cómo decir no y aprendiendo maneras de seguir hacia adelante.

Estas son algunas de las cosas claves que cada padre puede enseñarle a su hijo(a):

  • Un simple "no, gracias" puede ser poderoso y efectivo cuando se dice con una voz fuerte y firme.
  • Debe estar listo y esperar tener que repetir su rechazo más de una vez.
  • Hay una diferencia entre ser asertivo (estar de pie, hacer contacto visual, hablar con firmeza y usar palabras activas como "No lo haré" y "No puedo") y agresivo (reaccionar con enojo, gritar, amenazar o burlarse de la otra persona).
  • Cambiar el enfoque de la conversación funciona a veces simplemente cambiando el tema.
  • Está bien alejarse. Si siente que alguien no aceptará un no por respuesta, simplemente aléjese.

También se alienta a los padres a descubrir qué habilidades la escuela enseña y pone en práctica, para que todos refuercen las mismas habilidades. Esto también le permite a la escuela conocer sus expectativas sobre la presión negativa de los compañeros y la intimidación y cómo usted desea que la escuela participe.