El desafiante y gratificante trabajo de los proveedores de salud comunitaria

Por Jairo Mejia, M.D., Director Médico de ACCESS
marzo 28, 2019

En mi rol como Director Médico de ACCESS, me siento orgulloso de liderar a un estupendo grupo de talentosos y apasionados proveedores en una de las redes más grandes de centros de salud federalmente calificados. En ACCESS, trabajamos día a día en algunas de las comunidades más empobrecidas de Chicago, y no medimos nuestro impacto simplemente por la cantidad de pacientes que vemos cada año. No, al final del día, se trata de nuestros pacientes y de tener un impacto positivo en sus vidas. La pregunta que nos hacemos repetidamente es: ¿Cómo hemos apoyado sus metas para vivir vidas productivas y saludables?

Al reflexionar sobre el Día Nacional del Médico, el cual celebramos como la Semana de Proveedores de ACCESS, no puedo dejar de reflexionar sobre la clase especial de proveedor que se necesita para atender a nuestra población de pacientes. De hecho, dadas las dificultades que encontramos a diario, esta persona debe tener un gen especial incrustado en su ADN. Cuando usted practica la atención primaria en un entorno comunitario, se espera que combine su conocimiento clínico y su experiencia con valores fundamentales como la compasión, la empatía y la generosidad. A diferencia de la atención especializada, la atención primaria requiere un enfoque holístico: estudiamos a la persona en su totalidad. Esto puede ser un reto, puede ser frustrante, o puede ser una jornada agotadora llena de muchos altibajos. Sin embargo, al final del día, es un campo verdaderamente gratificante.

Nuestro sistema nacional de atención médica está cambiando de manera significativa a un modelo de atención basado en el valor que se centra en resultados de calidad y no simplemente en el número de visitas. Este nuevo paradigma implica la necesidad de que nuestros proveedores pasen de la atención transaccional simple de una condición médica a un nivel de atención más sofisticado que incluye evaluar los determinantes ambientales, sociales y culturales que afectan la salud de esa persona. Como proveedor que trabaja en comunidades desatendidas y con pocos recursos, hoy más que nunca sabemos que este cambio nos está retando a hacer nuestro mejor trabajo. Por ejemplo, nuestro modelo de atención actual nos impulsa a verdaderamente impactar a aquellos pacientes que están en mayor riesgo. Estamos en la vanguardia para impactar los resultados a corto y largo plazo de nuestros pacientes, ya sea para mejorar los niveles de A1c de nuestros pacientes diabéticos o para asegurarnos de que nuestros pacientes con asma no tengan que acudir innecesariamente a la sala de emergencias local.

Desde el punto de vista operativo, sabemos que cuando un sistema de atención médica recibe el respaldo adecuado para brindar atención primaria integral y excepcional, el costo total de la atención médica disminuye, los reingresos a hospitales y las visitas a la sala de emergencia disminuyen, y las enfermedades crónicas se manejan mejor disminuyendo el riesgo de complicaciones. La participación continua del paciente y el monitoreo adecuado también apoyan los diagnósticos tempranos, los cuales promueven resultados más favorables disminuyendo las tasas de morbilidad y mortalidad.

Durante décadas, el acceso a la atención médica de alta calidad ha sido un privilegio reservado para las personas que poseen los recursos para costearlo. Hoy en día, gracias al trabajo integral y las transformaciones en el campo de la salud comunitaria, las mismas expectativas se aplican a todas las poblaciones, independientemente de su capacidad de pago o cobertura médica. Ese es un regalo no solo para nuestros pacientes, sino también para nuestros proveedores ya que les ofrece la libertad de hacer su mejor trabajo y lograr el mayor impacto en nuestros pacientes y comunidades. Este es el trabajo gratificante de ACCESS.

Si usted está interesado en obtener más información sobre ACCESS y sobre cómo nuestro enfoque de atención está evolucionando, haga clic aquí para ver nuestro informe anual más reciente.